La Misión

Es el motivo por el cual existe una empresa. Y por tanto hay que detallar las funciones básicas que la empresa va a desempeñar en un entorno determinado para conseguir tal misión. Es decir en la misión se define: las necesidades a satisfacer, los clientes a alcanzar y los productos y servicios a ofertar.

La Misión ha de ser: amplia, concreta, motivadora y posible.

Para identificar la misión de la empresa hay que:

  • Identificar los negocios en los cuales se centrara la actividad de la empresa, analizando y concretando los productos y mercado.
  • Definir los recursos y capacidades con los que cuenta la organización para descubrir y detallar las ventajas competitivas.

mision

 La Visión

Es una imagen ideal del proyecto empresarial en el futuro, a fin de crear el sueño, que ha de ser compartido por todos los que tomen parte en la iniciativa, de lo que debe ser en el futuro la empresa.

Una vez que se tiene definida la visión de la empresa, todas las decisiones y acciones se fijan en este punto.

La visión representa la esencia que guía la iniciativa del negocio, es la fuerza que nos empuja en los momentos difíciles, que sin duda habrá, es la que nos ayuda a trabajar por un motivo y en una dirección.

Definir bien nuestra visión fomenta el entusiasmo y el compromiso de todos los implicados en el negocio. Es fundamental que esa visión esté claramente definida y compartida si la empresa tiene forma de sociedad.

Si tenemos empleados, todos trabajarán en la buena dirección si conocen la visión.

Para fijar la visión de nuestro negocio, es necesario responder a estas preguntas:

  • ¿Cómo será el proyecto cuando haya alcanzado su madurez en unos años?
  • ¿Cuáles serán los principales productos y servicios que ofrezca?
  • ¿Quiénes trabajarán en la empresa? -¿Cuáles serán los valores, actitudes y claves de la empresa?
  • ¿Cómo hablarán de la empresa los clientes, los trabajadores y la gente en general que tenga relación con ella?

Una vez tengamos las respuestas debemos:

En un párrafo definir coherentemente la visión de la empresa. No debemos olvidar que la visión debe ser concreta.

En estos tiempos de continuo cambio, la visión empresarial ya no solo debe estar basada en la economía, producción y administración. Debe incluírsele además la cultura y la identidad.

Hay que recordar que, en una sociedad, las visiones personales son el cimiento de la visión compartida.

Los Valores

Son los pilares más importantes de cualquier organización.

Son aquellos juicios éticos sobre situaciones imaginarias o reales.

Los valores son muy importantes para una empresa porque son grandes fuerzas impulsoras del cómo hacemos nuestro trabajo.

  • Permiten crear una cultura empresarial.
  • Marcan patrones para la toma de decisiones.
  • Sugieren topes máximos de cumplimiento en las metas establecidas.
  • Promueven un cambio de pensamiento.
  • Evitan los fracasos en la implantación de estrategias dentro de la empresa.
  • Se evitan conflictos entre el personal.
  • Se logra el éxito en los procesos de mejora continua.

Los valores deben estar relacionados con la identidad de la empresa.

La identidad se basa en la respuesta a las siguientes preguntas:

¿Quiénes son nuestros clientes?

¿Dónde están nuestros clientes?

¿Qué es lo que le ofrecemos a nuestros clientes?

¿Qué deseos satisfacen nuestros clientes?

¿Qué deseos del consumidor aún hoy no satisfacemos?

¿Qué es lo que nuestra instalación ofrece a sus clientes de manera diferente a los competidores?

¿Qué es lo genuino de nuestra empresa?

¿Qué ventajas ofrece la manera en que hacemos nuestro trabajo?

¿Qué le ofrecemos a nuestros trabajadores?

¿Cuáles son nuestros valores compartidos?

¿Qué es lo que debe ser nuestra organización?

Para definir los valores de nuestra empresa, debemos hacer una lista con un mínimo de tres y un máximo de diez.

Luego, debemos imaginar diferentes situaciones en que se pude encontrar la empresa en los próximos cinco años y especificar cuál será el comportamiento en cada caso. En base a lo anterior definir nuevamente el grado de importancia de cada valor de la lista y ordenarlos de mayor a menor importancia.

Una vez que se han especificado los valores de la empresa, se debe actuar bajo los mismos como prioritarios. Y ante un conflicto se debe poder razonar de manera lógica y en base a la lista de valores.

Esta actitud hará que los valores sean congruentes con los de nuestros clientes, nuestros trabajadores y nosotros mismos.

Con los valores de nuestra empresa será mucho más fácil matizar nuestra Misión y nuestra Visión.

De la Misión, la Visión y los Valores de nuestra empresa, ha de surgir una frase, que sea como un mantra, que nos repitamos cada vez que los árboles no nos dejen ver el bosque.

valores